Olla maja de Cuerva (Toledo)  Según archivos municipales de Toledo, en el año 1771 el monarca Carlos III participaba en una cacería de perdices por tierras toledanas. Llegado el momento de la comida el rey pedirá para su mesa loza de Cuerva. En cuerva se diferenciaba muy bien entre los alfareros tinajeros y cacharreros, para las ollas se extrae una arcilla de tono amarillo de lo alto de una sierra situada a unos diez kilómetros del pueblo, se decoraba la olla con flores de almendros superpuestas en bajo relieve y con arcilla blanca que adquiere con el melado un matiz ocre muy claro, recordando las producciones de cuerda seca. Su nombre de origen español que designa un recipiente que integraba el ajuar de la novia para el nuevo hogar, de color melado con el nombre de los novios con engobe blanco o amarillo, normalmente se fabricaban y vendían por encargo y a pares una con el nombre del novio y otra de la novia. Estaba decorada con cordones y digitaciones y figuras alegóricas sobre el tema del amor, temas florales o de pájaros.

Medidas: 42,00 ctms. de alta, 26,00 ctms. de panza, 12,00 de boca y 12,00 ctms. de base.

Nº 2.406