Cántaro de Segorbe (Castellón) Segorbe como tantos otros centros alfareros a mediados de siglo pasado sufrió la decadencia del oficio dando paso a la industrialización, acometidas de agua potable, plásticos, etc. etc. Sus origines hay que buscarlos en la época árabe aunque se heredaron técnicas con orígenes Ibéricos y romanos, aunque para ser exactos y saber sus primitivos orígenes tendríamos que remontarnos a las primeras épocas neolíticas. En Segorbe además del cántaro tradicional se fabricaban dos modelos diferentes para otras zonas como el Chumbo, de culo ancho que se vendía en Teruel. Y el Burrianero que se hacia para la venta en Castellón, tantos cantaros se hacían, que los alfareros eran llamados “Cantarers”. La hechura del cántaro de Segorbe se aparta un poco de la morfología genérica de las vasijas propias de la costa mediterránea, de base bien generosa con gran diámetro, da semblante serio a la pieza. Es de un perfil poco expresivo por sus líneas poco pronunciadas, con dos asas verticales que salen de la mitad del cuello para encontrarse en la panza de boca estrecha con un suave labio. Esta pieza que presentamos no presenta decoración alguna ni vidriados.
Medidas: 44,00 ctms. de alto, 24,00 ctms. de panza, 8,00 ctms. de boca y 16,00 ctms. de base.
 Nº 3.469