Cantarillo de Lora del Río (Sevilla). cantarillo para vino o aceite, vidriados en verde en su totalidad tanto por el exterior como interior. El cántaro de Lora del Río de agua es de base estrecha, forma de peonza un asa que sale hacia arriba del labio para bajar recta hasta el hombro del cántaro con una terminación y digitación pronunciada pasando por encima de la única decoración de la pieza unas líneas incisas en la panza, de barro blanco y muy similar al de Osuna, Herrera, posada, La rambla o Puente Genil. En la década de los 90 quedaban dos alfareros los hermanos Monje Cinta quienes llegaron al pueblo en el año 1942 oriundos de Salvatierra de los Barros (Badajoz) donde ejercían de alfareros junto a su padre en dicha localidad extremeña. En sus trabajos no mantuvieron las formas de su pueblo sino las propias de la localidad sevillana. Donde se usaba el torno de pie hundido en el suelo de madera y el horno de tipo árabe de planta circular. Lora del Río ha sido una población de gran importancia alfarera en el s. XX fabricando lebrillos de grandes tamaños hasta un metro diez ctm de diámetro, Cantaros para agua y aceite, tinajas, orzas, queseras y el pilon, de características similares a las tinajas grandes que solían contener hasta 50 litros.
Medidas: 18,50 ctms. de alto, 12,00 ctms. de ancho, 4,00 ctms. de boca y 6,00 ctms. de base.

Nº 3.741